Descubre Sevilla

Uno de los más populares de Sevilla, recibió su nombre de la antigua parroquia de la Santa Cruz, una iglesia de estilo mudéjar que fue derribada durante la ocupación francesa de la ciudad, y sobre la que se construyó, posteriormente, la actual Plaza de Santa Cruz. El barrio está formado por un conjunto de calles estrechas y laberínticas, al estilo de las viejas juderías, donde se asientan imponentes casas señoriales, palacios familiares e impresionantes patios floridos.

Situado a la orilla del Guadalquivir, el Barrio de Triana se encuentra unido al centro de la ciudad por el famoso Puente de Isabel II (popularmente conocido como Puente de Triana), una moderna construcción de hierro considerada Monumento Histórico Nacional desde 1976. Dicen de este barrio que guarda en sus entrañas la auténtica esencia de Sevilla. Salen al paso del visitante que se adentra en sus calles el Castillo de San Jorge, la Iglesia de Santa Ana, la Cava, la estatua de Juan Belmonte…

Se conoce como Real Alcázar al hermoso conjunto de edificios palaciegos que, rodeado por una muralla, se encuentra asentado en el centro histórico de Sevilla. Aunque su construcción se inicia en la Alta Edad Media, este conjunto reúne elementos de todos los estilos arquitectónicos que se sucedieron del siglo X al XVIII, consiguiendo una sorprendente mezcla de arte islámico y cristiano. Destacan sus delicados jardines y patios, sus magníficos estanques, su colección de tapices… Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1987.

De estilo barroco, el Palacio de San Telmo es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Construido en el s. XVII, en la actualidad es la sede del Gobierno Andaluz. Destaca su magnífica portada de estilo churrigueresco, obra de Matías y Antonio Matías Figueroa.